LOGIN
http://www.rodadores.clubciclista.info

Descubriendo ascensiones en La Rioja y Burgos

19 de Mayo de 2015 

Crónica de Pazuengos, Escóbados de Arriba, La Rasa, Sancho Leza y Piqueras.


23 de agosto. Hoy la etapa es de lo más esperpéntica. Anoche apuré demasiado el depósito de gasoil de mi coche y no vi ni una dichosa gasolinera abierta a mi paso. Como no me atrevo a moverlo, ni tan siquiera para cinco kilómetros (quizás exagero en mi nivel de alerta, pero lo prefiero) opto por ir provisto de una mochila a una estación de servicio cercana, en Casalarreina, donde mi buen amigo y compañero (un joven muy apañado de Santo Domingo de la Calzada) me proporciona una garrafa cargada de combustible que llevaré a continuación a mis espaldas en una escena de lo más kafkiana. C'est la vie.

Con el vehículo ya en condiciones, me desplazo a continuación a la tierra del expendedor, para afrontar una ascensión a un puerto que me encanta: Pazuengos. Hay quien dice que es una recta muy larga. A mí me gusta. Carretera a la antigua usanza. Hermano pequeño de los grandes puertos del mismo valle (Bonicaparra, Valdezcaray, Cruz de la Demanda). Quizá por eso le tengo tanto cariño. Con sus 8'6 kilómetros al 4'7% de pendiente media y rampas del 12%, se trata de un puerto de dureza apreciable, aunque para nada sea extrema.

Vine por primera vez en el mes de abril. No será ésta la última, sino simplemente la segunda de muchas otras más.

CAM07867

24 de agosto. Siguiendo la tónica de ayer, ando buscando otros puertos relativamente cercanos a Cihuri que no haya ascendido nunca. Si no son especialmente duros, me da igual. No necesito rampas imposibles, más bien parajes nuevos y evocadores. En ese aspecto, la comarca de La Bureba en Burgos es una apuesta segura. Así pues, me desplazo a Salas de Bureba, con objeto de ir a Escóbados de Arriba, no sin antes visitar Rucandio. Carreteras perdidas de la mano de Dios, con circulación de vehículos más bien anecdótica. Es algo así como estar perdido en un documental de La 2. Se trata de un puerto muy tendido, de 10'6 kilómetros al 2'6% con una pendiente máxima del 10%. No destaca por su dureza, pero no deja a nadie indiferente. Algo así me ocurre con la comarca de Las Merindades en esta misma provincia, o con el Rincón de Ademuz, en Valencia, por ejemplo.

CAM0785525 de agosto. Uno de mis retos del año consiste en completar la ascensión de aquellos puertos catalogados como CIMA que aún tengo pendientes en la Comunidad de La Rioja. Me hace mucha ilusión. Quienes me conocen saben de sobra que pese a que no entienda de fronteras, siento un gran amor por mi tierra y, si en algún otro lugar me siento como en casa, Soria y La Rioja son desde luego la respuesta. Quizá ambas tengan más mérito al fin y al cabo que mi Valencia natal, puesto que a ellas las he elegido yo. Pues bien, hoy me desplazo a la zona más oriental, alejada de Cihuri. Desde Jalón de Cameros voy a afrontar tres puertos de montaña de enjundia: La Rasa, Sancho Leza y Piqueras. Después de esto, sólo me quedarán Las Viniegras.

La Rasa: 9´9 kilómetros al 5'3% y una pendiente máxima del 12%. Desde Jalón de Cameros tomo el desvío a la derecha hacia Muro, con unos kilómetros iniciales al 7% que no desmerecen en absoulto a los mejores puertos. Cierto es que en general el paisaje es más abierto y más árido que los frondosos bosques que te envuelven en otros rincones de La Rioja. Me tomo todo con suma tranquilidad. La jornada promete ser larga y exigente. Como curiosidad, en el desncenso hacia Jalón de Cameros veo interrumpida mi marcha por un pelotón de unas doscientas vacas, y les aseguro que no exagero en absoluto. Decido no desesperarme, aunque parece que no piensan alejarse de la calzada por nada del mundo. De hecho, están haciendo el mismo recorrido que yo. ¿Estarán también inscritas en el RETO CIMA? Por suerte, me adelanta el todoterreno del ganadero, y se abre paso entre la manada. Inconscientemente, me pongo a rueda del ganadero, que achucha a las vacas a varazos sobre el coche (no se vayan ustedes a asustar) y a gritos. Las vacas deben estar extrañadas por la presencia de un ser nada habitual. ¡Este tío con mallas ajustadas no tiene pinta de ganadero!, pensarán. Por un momento, me veo literalmente rodeado de ganado bovino. Es una sensación muy extraña. Aunque realmente no tenga la impresión de estarme jugando la vida, es algo que jamás habría imaginado hacer. Al fin, el ganadero avanza y todo queda en una divertida anécdota.

CAM0787

El colmo de los colmos... miren qué es lo que me tiene parado varios minutos más en el camino a Sancho Leza...

CAM07888-1... ´..

... Ésta es precisamente la magia del cicloturismo. Así lo entiendo yo: perderse en el espacio y en el tiempo, ajeno a los avatares, las obligaciones y los dramas del primer mundo de la rutina.

Sancho Leza: 15'0 kilómetros al 3'6% con una pendiente máxima del 8% no llamarán especialmente la atención del lector. Empero, los números engañan. Este puerto tiene algo que enamora, convirtiéndolo en mi favorito del día. Carretera irregular, con el firme bastamte bacheado, pero ciclable. Desde Laguna de Cameros, es habitual encontrar rampas muy constantes en torno al 5-6% y, sobre todo, sentirte envuelto por la vegetación. Es de esos puertos de los que no esperas gran cosa y te acaban impactando de un zarpazo al corazón.

CAM07884Me

Me dirijo finalmente a San Andrés, en las proximidades del puerto de Piqueras, a la caza de un nuevo CIMA. Éste limita con Soria, por la antigua carretera nacional. Se trata de una ascensión larga y muy constante, generalmente por encima del 5%. Hasta que se bifurca la carretera nacional en la vieja y en la actual, el tráfico agobia un poco. Los últimos kilómetros, sin embargo, discurren por una carretera perfecta sin apenas vehículos. El calor es asfixiante. Es mediodía y la temperatura no baja de 35ºC. Me lo tomo con filosofía. Cadencia, cadencia y cadencia... Es la mejor que conozco cuando quieres subir regulando tus fuerzas. Arriba, converso un rato con una pareja de turistas franceses. Este puerto tiene un significado bastante emotivo para mí, por ser frontera entre La Rioja y Soria. Hay otros que también lo son, como Montenegro y Santa Inés, pero a éste le tenía muchas ganas, tal vez por el recuerdo de haberlo hecho previamente en coche con la culpable de mi amor por estas tierras.

CAM07890

Durante el descenso, sale volando disparada la cámara de vídeo que llevo presuntamente bien cogida al manillar. Mal menor. Últimamente relativizo cada vez estos incidentes. No me ha pasado nada, y he disfrutado de un gran día de ciclismo. Ya en San Andrés, trato de hidratarme al máximo, aunque no por ello vaya a evitar padecer un pequeño golpe de calor que tendrá sus consecuencias más adelante, aunque sean más bien anecdóticas.

Como no podía ser de otra manera, a la vuelta un águila permanece de pie en medio de la carretera nacional, como diciendo que ése es su sitio. Hasta que no decide partir de su morada, no puedo continuar el camino. Afortunadamente, este suceso es más breve que los de las vacas y las ovejas en Jalón de Cameros. Cosas que pasan. Bendito mundo rural.


Última actualización 20/05/2015 0:21:26


ACEPTARRECHAZARUtilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página.. Más información
(c) 2021. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2021. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista  | Aviso Legal/Política de privacidad