LOGIN
http://www.rodadores.clubciclista.info

Viaje a Dolomitas 2014

Increíble viaje a los dolomitas por los miembros de la peña con el fin de participar en la Maratona.

Páginas: 12345678910

Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (8ª parte) - Tre Cime di Lavaredo

23 de Febrero de 2015 


Lunes siete de julio. Amanecemos pasadas las cinco en el Lago Misurina. Dejamos atrás a Escarlata, pero tenemos por delante algo fabuloso. Los primeros rayos de luz asoman entre las ventanas de la furgocaravana. No niego cierta pereza para ponerme en pie. Empero, la visualización de los paisajes bucólicos al otro lado de las paredes de nuestro vehículo nos da la iniciativa suficiente para afrontar el segundo madrugón consecutivo. Salimos fuera y alucinamos. En primer lugar, por lo bonito que es esto. En segundo, por el frío que hace. La humedad del lago se nota a la legua. Dicho esto, desayunamos tranquilamente parte de la copiosa comida que tenemos a nuestra disposición. Tras disfrutar del ritual, majestuoso si tenemos en cuenta la ubicación del mismo, nos decidimos a vestirnos. Sin prisa pero sin pausa. Las Tres Cimas de Lavaredo nos esperan.

Para quienes no las conozcan, se trata de tres picos con forma de almena. De este a oeste, son llamados la Cima Piccola, la Cima Grande y la Cima Ovest (pequeña, grande y oeste). Éstas se encuentran a 2857 m, 2999 m y 2973 m de altitud respectivamente. Están compuestos por dolomías de la formación de Dolomita Principale.

Dicho sea de paso, la dolomía es una roca sedimentaria de origen químico, fundamentalmente compuesta por dolomita, también conocida como carbonato de calcio y magnesio. La dolomía posee más de un 50% de dolomita. En caso contrario, se denominaría caliza dolomítica. Esta roca generalmente grisácea se encuentra en capas de centenares de metros, formando macizos enteros, algo tremendamente común pero no por ello menos impactante en los Dolomitas. Eso es precisamente lo que distingue esta zona del resto que he visitado hasta ahora, su santo y seña.

Hasta 1919, las Tres Cimas fueron frontera de Italia y Austria. Desde entonces, a ambos lados estamos en Italia, si bien sirve para separar las zonas donde se hablan la lengua del país transalpino y la de la señora Merkel.

En el plano meramente ciclista, corredores de la talla de Felice Gimondi, Eddy Merckx, José Manuel Fuente, Beat Breu, Lucho Herrera o Vincenzo Nibali han conseguido la victoria en su cumbre en el Giro de Italia, lo cual demuestra que hablamos de una ascensión tremendamente exigente. Sólo así se explica la relevancia de los virtuosos que cuentan con ella en su palmarés.

Desde el Lago Misurina, tenemos por delante un primer kilómetro prácticamente llano, para bordear el remanso de agua. Esta paz se rompe inmediatamente a razón de un kilómetro al 11.5%m para llegar al Lago Antorno, donde encontraremos un tramo de bajada que conduce a otro de ligera subida, al 1.5%. Llegados a este punto, comienza el gran espectáculo: cuatro kilómetros al 12% de pendiente media (10.8% - 13.4% - 12.8% - 12.0% respectivamente), con rampas que alcanzan el 16%.

Tenemos el recorrido estudiado de antemano. En cualquier caso, el terreno no engaña. Sólo es necesario divisar el horizonte para apreciar dónde está nuestro destino. Majestuosas y magistrales, al fondo rezuman de entre el resto de las montañas las tres mágicas cimas. Sumidos en el hechizo que nos proporciona la imagen más bucólica imaginable sobre una bicicleta, bordeamos el Lago Misurina, el cual pasa de estar a nuestra derecha para quedar finalmente atrás, con su agua fresca y pura esperando nuestra vuelta.

Afrontamos el primer kilómetro duro con paciencia, sabedores de las limitaciones físicas con las que he llegado a Italia. Discurrimos en paralelo, alternando posiciones de pie y sentados. Miguel Ángel no para de hablar, y yo de escucharle. No me atrevo a malgastar fuerzas que me impidan alcanzar el Paraíso. Es temprano. Apenas hay coches. Se agradece. Dejamos a nuestra izquierda un aparcamiento con numerosas caravanas y montañeros acampados, y a nuestra derecha dos preciosos ponys. Al final del tramo de subida llegamos a un descanso desde el que las tres cimas parecen estar cada vez más cerca.


Si bien el kilómetro anterior me recordaba a la aventura con Miguel Ángel en el Campello meses atrás, por la forma de andar en bicicleta; en este última parte me conciencio de tener ante mí algo parecido al Marie Blanque. Siempre me gusta comparar los puertos con algo que haya hecho alguna vez, con objeto de convencerme de mi capacidad para afrontar el desafío. No obstante, tal como esperaba de antemano, si bien las matemáticas admiten parangón, la mística jamás lo hace, y las Tres Cimas de Lavaredo simplemente te envuelven en un mundo del que nunca querrías salir. Es por ello que la ascensión se puede definir simple y llanamente como un orgasmo ciclista continuo, donde cada pedalada supone una hondanada de placer inmenso y donde cada mirada al infinito trata de devorarlo para convertirlo en algo eterno.



Así, poco a poco, llegamos a la cumbre de Tre Cime di Lavaredo. Sencillamente, el puerto más bonito que he subido jamás, donde la palabra preciosidad adquiere su significado en la máxima expresión. En mi caso, cómo no, le dedico la subida a los seres más queridos que se fueron y al que está por venir.

Aprovechamos para inmortalizar el momento, en la base de los tres colosos: el grande, el pequeño y el del lado oeste. Yo hoy visto mi equipación de la maglia rosa. Por algo estamos en Italia, tierra de la carrera que probablemente es la más atractiva del calendario internacional, el Giro. Obviamente, cual Neil Armstrong alunizando, colocamos un maillot de Rodadores por bandera para la posteridad. No sé si alunizamos, pero desde luego estamos alucinando. No hay postal que supere lo que están viendo nuestros ojos.



Abandonamos la compañía de unos excursionistas franceses y aprovechamos el descenso para revivir la subida. La gente nos pregunta cómo lo hemos subido y se asombra de nuestra aventura. No es para tanto nuestro mérito, pienso, pero siempre es agradable ver gente que admira lo que haces. Quizá no seamos los mejores, a buen seguro no lo somos. Sin embargo, no es ésa nuestra guerra. Hay gente que practica la bicicleta y otra que ama el ciclismo. Miguel Ángel y yo pertenecemos a esa segunda clase de personas. Por eso estamos aquí.


Ya de vuelta en el Lago Misurina, nos reunimos con mi padre y damos una vuelta por el lugar. Antes de comprar los regalos para la familia, es momento para volver a disfrutar de la vista de esas montañas dolomíticas a cuyos pies nos encontramos. Esta vez, seguros de nuestra vuelta algún día, ya sabemos lo que es llegar arriba. Siempre he pensado que en esta vida lo mejor está por llegar, pero en estos instantes lo que tengo por seguro es que si dentro de muchos años me preguntan cuáles han sido mi mejores momentos sobre una bicicleta, éste será uno de ellos.


Última actualización 25/02/2015 0:15:40

  1. 1. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (1ª parte)
  2. 2. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (2ª parte)
  3. 3. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (3ª parte)
  4. 4. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (4ª parte)
  5. 5. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (5ª parte)
  6. 6. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (6ª parte)
  7. 7. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (7ª parte) - Lago Misurina
  8. 8. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (8ª parte) - Tre Cime di Lavaredo
  9. 9. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (9ª parte) - Fin de la aventura
  10. 10. Fotos
Páginas: 12345678910

ACEPTARRECHAZARUtilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página.. Más información
(c) 2021. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2021. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista  | Aviso Legal/Política de privacidad