LOGIN
http://www.rodadores.clubciclista.info

Viaje a Dolomitas 2014

Increíble viaje a los dolomitas por los miembros de la peña con el fin de participar en la Maratona.

Páginas: 12345678910

Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (3ª parte)

14 de Enero de 2015 

Tercera parte de la crónica del viaje a Dolomitas. Maratona dles Dolomites: la salida.


Tras los dos capítulos anteriores, conviene preguntarse qué es la Maratona dles Dolomites. Si esto no fuera una publicación de cicloturismo sino una empresa cervecera, acabaría diciendo que muy probablemente estamos hablando de la mejor marcha del mundo.

Para que los lectores que no la conozcan se hagan una idea, les diré que a nivel de grandiosidad en la organización y repercusión internacional está varios puntos por encima de la Quebrantahuesos.

Para quienes busquen la belleza paisajística y las reminiscencias al ciclismo épico e histórico que a algunos tanto nos gusta, en definitiva, para los verdaderos amantes de este deporte, simplemente les diré que convendrán conmigo que si bien la carrera más importante del mundo es el Tour de Francia, la más excelsa en imágenes bucólicas es el Giro de Italia. Estamos en los Dolomitas, muy cerca, por cierto, de Austria, en el Süd Tirol. Estamos en tierras de cruentas batallas en la Guerra Mundial, de la que aún se conservan vestigios, pero también en el terreno acotado para las gestas de Dioses del Ciclismo tales como Alfredo Binda, Gino Bartali, Fausto Coppi, Eddy Merckx, José Manuel Fuente, Miguel Indurain, Claudio Chiappucci y, cómo no, Su Majestad Marco Pantani.

En la línea de salida nos concentramos 8969 participantes de todas las nacionalidades imaginables. De entre ellos, 4914 italianos, 1526 alemanes, 952 holandeses, 519 británicos, 210 belgas, 127 austríacos, 103 españoles, 97 suizos, 64 estadounidenses, 56 australianos, 49 eslovenos, 45 franceses, 40 checos, 34 irlandeses, 31 canadienses, 26 suecos, 25 daneses, 24 finlandeses, 14 húngaros, 12 noruegos, 10 polacos, 8 kazajos, 8 neozelandeses, 7 luxemburgueses, 7 sudafricanos, 6 letones, 5 chinos, 5 colombianos, 4 griegos, 3 rumanos, 3 eslovacos... y así hasta 21 nacionalidades más (tan variopintas como Japón, México, Perú, Filipinas o Hong Kong).

De entre los 103 españoles, dos estamos juntos; obviamente me refiero a Miguel Ángel y a quien escribe. Rodeados literalmente de montañas, impresionados por la magnitud de la cordillera. Si Miguel de Cervantes hubiera sido italiano no sé que podría haber pensado Don Quijote de este entorno, cuando confundía de antemano los molinos con gigantes.

Si por algo se caracterizan los Dolomitas es por el macizo rocoso que sobresale de la práctica totalidad de sus montañas. Eso hace que vayan un paso más allá de Alpes y Pirineos, donde es más habitual acabar en algo parecido a un prado, a una extensión que el ser humano puede pisar sin usar arnés. Aquí no. Cuando uno cree que está en el Cielo, mira hacia arriba y aún ve una pared que le indica dónde está el más allá. Las emblemáticas imágenes que todo buen aficionado guarda en su retina de la Marmolada o de las Tres Cimas de Lavaredo son aquí mucho más comunes de lo que uno imaginaba antes de venir. ¡A-lu-ci-nan-te!



Miguel Ángel y yo pasamos un frío de narices. Aún así, preferimos llevar la ropa que vamos a necesitar y ya está. Con nosotros debe haber gente a la que le sobra el dinero. Nos hacen especial gracia unos ciclistas del Benelux que andan ataviados cual espermatozoide en celo. ¿Correrán así? Evidentemente no. Algunos de ellos lanzan literalmente (a extinción, para deleite del público) sus chaquetas y chubasqueros al tendido en el momento de la salida. Otros aprovecharán la subida a Campolongo poco más adelante para darle estas prendas a sus familiares, creando el caos a base de parones en plena ascensión.



Poco a poco, nos vamos acercando a la línea de salida. La cosa avanza lentamente. Estamos ante el sueño de cualquier cicloturista que se precie. El que lo realiza, lo valora; el que sabe lo que es, lo anhela; el que no lo conoce, no sabe lo que se pierde. Poco a poco, tras un buen rato hablando con colegas italianos, belgas o paisanos españoles, nos aproximamos al comienzo de nuestro sueño. Miguel Ángel, perfectamente preparado. Yo, a pesar de los problemas del último mes y el susto de última hora, con ganas de echar el resto. Momento, llamémosle, excitante. Don't Stop Me Now... la letra de esta composición setentera de Freddie Mercury se adecúa perfectamente a nuestro estado de ánimo. Lo estamos pasando bien. Nadie, nadie, nadie... ¡Nadie nos va a detener!


Última actualización 14/01/2015 23:50:09

  1. 1. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (1ª parte)
  2. 2. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (2ª parte)
  3. 3. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (3ª parte)
  4. 4. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (4ª parte)
  5. 5. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (5ª parte)
  6. 6. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (6ª parte)
  7. 7. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (7ª parte) - Lago Misurina
  8. 8. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (8ª parte) - Tre Cime di Lavaredo
  9. 9. Viaje a Dolomitas 2014: la fascinación por lo indescriptible. (9ª parte) - Fin de la aventura
  10. 10. Fotos
Páginas: 12345678910

ACEPTARRECHAZARUtilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página.. Más información
(c) 2021. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2021. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista  | Aviso Legal/Política de privacidad