LOGIN
http://www.rodadores.clubciclista.info

A Vicente Martínez; por siempre Rodador de Honor

18 de Octubre de 2014 en cicloturismo

Homenaje al Presidente de Honor de nuestra peña, Rodadores de Benicalap.


Permítanme que haga un inciso en los capítulos del relato de la Irati Xtrem. Aunque no pueda estar en Valencia últimamente, eso no significa que no esté al tanto de muchas cosas que ocurren allí, y que no siga el día a día de la peña. Ayer se produjo una noticia de muchísima importancia, merecedora de ser comentada en este blog, dejando en un segundo plano lo que pensaba contar. Ya habrá tiempo para ello. Ahora, centrémonos en lo importante.

 

Mis buenos amigos y los seguidores de este pequeño fanzine sabrán que me inicié en la práctica del ciclismo en carretera allá por 1992. Por aquel entonces era joven y, como relataba Laurent Fignon en su biografía, despreocupado. Salía en bicicleta con Manu y unos cuantos amigos más. Eran memorables aquellos "salvajes demarrajes". Éramos, al fin y al cabo, chiquillos, adolescentes con la sangre a punto de ebullición. Tremendamente competitivos, aunque reinara el compañerismo entre nosotros. La juventud, ya se sabe, conlleva un cierto punto de arrogancia.

 

Un par de años más tarde, creo recordar, salí por primera vez con un tal Vicente Martínez. Los dos veraneábamos en Chelva (yo hace años que no voy). Él era, y es, amigo de mi padre de toda la vida. De todos es conocida la admiración que siento por mi padre. Supongo que es normal, pero también se la ha ganado. Si hay un espejo en el que deba mirarme, ¿quién mejor que él? Pues bien, si Vicente es amigo de mi padre, buena gente tiene que ser, pensé. Fuimos con Felipe, socio por aquel entonces de Rodadores, y con más gente, aunque mi memoria me falle a estas alturas. Ya hace muchos años de eso. El caso es que dimos una vuelta de lo más bonita y exigente, por las comarcas de Los Serranos y el Rincón de Ademuz. Recuerdo perfectamente cómo paramos a almorzar en Mas del Olmo. Nos atendió una mujer en su casa. Póngale mucha comida al chiquillo, que esta etapa es muy dura, le decían a la señora. Me trataron como a un hijo. Y sí, la jornada se hizo larga. Yo era un fiera por aquel entonces en todo lo que tuviera que ver con la explosividad, etapas cortas, puertos de montaña... No había muchos cicloturistas en Valencia que nos dejaran atrás, ni a Manu, ni a mí. Sin embargo, aquel día aprendí que el ciclismo, como la vida, requiere de humildad, y que la experiencia es un grado para afrontar las batallas más difíciles.

 

Supongo que esas mismas enseñanzas, esos mismos valores... todo eso le fue transmitido a quien lo quiso coger a lo largo de esos años con Rodadores. Sí, Vicente Martínez Calvo, ese amigo de mi padre con el que me había atrevido a ascender puertos y colinas por Titaguas, La Puebla de San Miguel y Santa Cruz de Moya, era el Presidente Fundador de la Unión Ciclista Rodadores de Benicalap, el club ciclista de mi barrio.

 

 

Si no hubiera sido tan sumamente vergonzoso en aquella época, habría disfrutado más años de la que hoy en día, incluso desde la distancia, sigue siendo mi peña. Por suerte, allá por 2000, me decidí a apuntarme con Manu, una vez que éste regresó al ciclismo.

 

Entonces comprendí la grandeza de Vicente Martínez. Él había sido el impulsor de un gran sueño, de una gran familia. Como en las mejores casas, unas veces mejor avenida que otra, pero siempre una gran familia. Gracias a su ímpetu inicial años atrás, compartido, entre otros, con Julián Ramón, tuve ocasión de conocer a buena parte de mis mejores amigos, por aquel entonces, y hoy en día. Algo similar ocurre a todos y cada uno de los socios. Los lazos de amistad que tenemos unos con otros son, al fin y al cabo, fruto de la iniciativa de unos pioneros en el barrio, liderados por Vicente Martínez en sus inicios.

 

Aún en estos últimos años, he disfrutado siempre que he podido de su compañía. Siempre tenía cosas que enseñarnos, aunque nunca fuera su intención. Desde la humildad y el sosiego, sin darse la menor importancia.

 

 

En mi etapa como Presidente, tuve el acierto y el honor de poder contar con él como Vicepresidente. Fue muy útil a modo de representante de los mayores, de los más veteranos, a quienes nunca debemos olvidar. Ya dije en alguna ocasión por aquí que de bien nacido es ser agradecido, y en mi primera temporada en el cargo decidí rendir homenaje a nuestro Presidente Fundador, a nuestro Presidente de Honor. Lo sabíamos las personas justas y, desde luego, él no. Al acabar la entrega de trofeos de 2011, le dedicamos una merecidísima placa y una sentidísima ovación por parte de todos los socios asistentes a la cena final de temporada.

 

 

En mi última etapa, nuestro buen amigo Antonio Castro me dio una genial idea. Vicente cumpliría setenta años en marzo de 2014. ¿Por qué no hacerle una etapa homenaje? Por supuesto, accedí a su petición y, asimismo, Chevi, mi sucesor, mantuvo sin dudar esta iniciativa. El 8 de marzo, en Casinos, se le rindió un nuevo homenaje, en la etapa que llevaba su nombre. Y así ocurrirá cada año a partir de ahora por esas fechas; en 2015, apunten, a Cullera.

 

Sin embargo, según me comentó Chevi ayer, al finalizar la reunión se produjo la noticia que algún día tenía que ocurrir. Es inevitable. El tiempo pasa para todos. Vicente Martínez deja la peña. Cuestión de edad. A todos nos llegará algún día el momento y, dicho sea de paso, ya quisiera aguantar yo en tan buena forma física tantos años como él. Ahora le tendré que explicar a mi padre que ya no me haga más la pregunta de todos los sábados que voy con la peña. ¿Ha salido Vicente Martínez?, me dice siempre.

 

Sirva esta humilde crónica para homenajear a una persona que, en nuestro círculo, sin exagerar en absoluto, es un mito, una leyenda. Los más jóvenes, los más nuevos, no serán conscientes de lo que digo. Pensarán que estoy loco. Pero sí, si tenemos tan buenos amigos y tan interesantes aventuras que narrar en común, eso es gracias a que hace más de veinte años un Vicente Martínez que no llegaba a los cincuenta, junto a otros entusiastas, creó esta amalgama de sueños.

 

Es por ello que, pasen los años que pasen, Don Vicente Martínez Calvo será siempre nuestro Presidente Fundador, nuestro Presidente de Honor, nuestro Rodador más emblemático y, por supuesto, nuestro Rodador Número Uno. Muchas gracias por todo.

 

 


Última actualización 19/10/2014 13:32:42


ACEPTARRECHAZARUtilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página.. Más información
(c) 2021. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2021. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista  | Aviso Legal/Política de privacidad