LOGIN
http://www.rodadores.clubciclista.info

Estancia en Valencia con etapas por La Calderona y Chulilla

21 de Julio de 2014 en cicloturismo

Etapas de 22 a 25 de mayo: Beselga, Pla de les Llomes y Castell de Sagunt acompañaron a la ruta del Collado de las Muelas con Rodadores. Cuatro días de cicloturismo por Valencia.


22 de mayo. Escapada huyendo de la alergia. Inicio de cuatro días de vacaciones merecidas fuera del ambiente de la Meseta. Necesitaba la humedad de la costa como en ninguna otra época del año. Hoy han sido dos horas de bicicleta de montaña, combinando divertidas sendas con colinas de tierra como el Povitxol en su vertiente norte, con carreteras estrechas entre naranjos, camino de Albalat dels Tarongers, y pequeñas subidas de todo tipo. Las ha habido cortas y explosivas como Beselga por El Pla o el Povitxol desde Albalat, las cuales más bien parecen muros de Flandes, o algo más largas y tendidas, como Beselga por Estivella. Dicho sea de paso, me encanta el acceso a Estivella desde el río Palancia. Realmente es un barranco a esas alturas. Una vez se cruza, entre los cáñamos, acabas accediendo al pueblo por una calle que pica para arriba, hasta acceder a la plaza principal y más tarde a la carretera que todos conocemos. Me gusta ver las cosas desde distintos puntos de vista. A veces pienso que soy un poco retorcido, pero me gusta.

 

23 de mayo. Hoy he hecho una de esas etapas que acabas recordando con el paso de los años. He iniciado mi ruta por las mismas sendas que ayer. Más tarde, tras llegar de nuevo a Albalat dels Tarongers por el Povitxol, me he atrevido con el Pla de les Llomes (Garbí). Con sus 9.2 kilómetros al 5.6%, sus números son tremendamente engañosos. Cuando hablamos de rampas del 22%y conocemos el tramo entre Segart y la Urbanización La Mallà, sabemos de sobra que éste es uno de los puertos más duros de la Comunidad Valenciana. Siempre he pensado que la gente allí tiene mitificada la vertiente de La Frontera, desde Estivella. El Pla de les Llomes es más bonito, con más zonas entre arboledas, y evidentemente más duro. Como prueba irrefutable, no hay más que ver cuánta gente se atreve con una y otra vertiente. Precisamente ya en el Garbí, he bajado a Estivella y he acabado la etapa en la Platja de L'Almardà, para reunirme allí con Marta, no sin antes visitar las rampas del Castell de Sagunt. Tenían razón mis amigos de Rodadores. La primera vez que lo subí no me pareció especialmente duro; estaría muy fuerte. La realidad es que el tramo adoquinado lo hace espectacular, y la parte final es muy dura. No obstante, lo que más me ha llamado la atención ha sido ver a una chica que parecía la doble de una de mis mejores amigas. Porque sabía a ciencia cierta que estaba en Alemania, que si no me paro y le doy dos besos.

 

24 de mayo. De nuevo con Rodadores. Sigo con la misma política de las últimas semanas, acortando las etapas por los motivos que algún día explicaré. Hoy he dejado el coche en Bétera, y me he unido a a mis compañeros en San Antonio de Benagéber. Esta vez me ha sobrado tiempo. Jornada de clásicos a gogó. Para empezar, Miguel en el servicio de coche de apoyo. El Rodador con mayor proyección en 2013, además de un tipo excepcional, de esos que brindan cada día la oportunidad de mostrar cómo todavía sigue existiendo gente con coherencia, saber estar y buenos modos. Se le echaba mucho de menos. También una buena pléyade de amigos clásicos de siempre que se han vuelto antes por diversos motivos: Pere, Moiso, Álex, Rober, Carol... A partir de Casinos, la etapa ha sido más interesante en cuanto a recorrido, aunque un tanto huérfana por no contar con todos los fans de Pere Mir (así nos hacemos llamar). Yo he hecho lo que buenamente he podido, sin entrar en piques baratos que no llevan a nada, consciente que para la Irati y la Maratona  aún quedan unas pocas semanas, y que con la alergia y la vieja Zeus no podía hacer maravillas. Tras una agradable ascensión al Collado de las Muelas con Aurelio, ciclista querido en la peña hasta decir basta, quien estrenaba bicicleta (negra, para colmo, como contraste con su mítica Bala Blanca), hemos tenido un agradable almuerzo en la plaza de Chulilla. Me quedo con la imagen de un pequeño niño con una bicicleta rosa al más puro estilo Nairo Quintana.

 

Vuelta tranquilísima, quizá tanto que me ha parecido un tanto anodina. Todos juntos como buenos amigos. Antes de los Cuarteles, le he preparado la última aceleración a Chevi. Para estar limitado por salud, han sido un par de kilómetros en los que he enfilado al grupo y sólo cuatro valientes han podido seguirme. En el sprint, eso sí, ya uno deja de entrar cuando es llano. Ni ganas, ni fuerzas tampoco, después del esfuerzo anterior.

 

25 de mayo. Después de este periplo valenciano, lo he acabado como mejor sé, subiendo el Povitxol por ambas vertientes. Hay quienes difrutan de su jornada de descanso o de premio final en los Campos Elíseos o en el Paseo de la Castellana. Lo mío es esto. Próxima estación, Montdúver.

 


Última actualización 22/07/2014 0:19:59


ACEPTARRECHAZARUtilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página.. Más información
(c) 2021. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2021. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista  | Aviso Legal/Política de privacidad