LOGIN
http://www.rodadores.clubciclista.info

Mediados de mayo: etapas por Macastre, Matet y La Calderona

16 de Julio de 2014 en cicloturismo

Etapas realizadas entre el 8 y el 18 de mayo, en pleno apogeo de la alergia.


8 de mayo. Este mes es siempre el menos placentero a nivel ciclista para mí. Y a muchos otros, cierto es. No les voy a aburrir con el asunto de la alergia al polen y la elevada concentración en La Mancha. Si bien cada año me encuentro un poco mejor, eso no implica que no deba realizar el éxodo habitual cada fin de semana a la costa para poder sentir que soy una persona normal, salir a la calle y practicar deporte. Eso que parece tan elemental, se echa mucho de menos cuando no se tiene. Suele ocurrir con las cosas que aparentemente nos vienen dadas o supuestas por defecto, como la salud. No se aprecian en absoluto. Pues bien, a falta de poder salir a la calle en bicicleta, bueno es el rodillo. Cada vez me gusta menos, pero es lo que hay. Para no aburrirme en exceso, un buen disco de Queen y a soportar el suplicio del entrenamiento entre cuatro paredes.

 

10 de mayo. Es un día raro. Hoy debería haber estado en Ayora. Es la primera edición que me pierdo desde los comienzos de esta marcha cicloturista. Mis motivos tengo, pero no es cuestión de contarlo todo por aquí. Cada cosa a su debido tiempo. Así pues, he renunciado a participar para centrarme en retos futuros y pasar un mes un poquito más tranquilo. Hoy me he desplazado a L'Andana para coincidir allí con mis compañeros. Ya se sabe, este mes quiero procurar llegar no demasiado tarde a Sagunto al acabar las etapas para compaginar mejor el deporte con mi vida más allá del mismo. Esta vez los Rodadores han sido más puntuales que de costumbre, y me han pillado en plena maniobra de sacar la bicicleta del coche. No me he dado cuenta del señorío de Dani, quien se ha quedado rezagado para echarme una mano, y he montado de nuevo mi Specialized en el vehículo. Afortunadamente, el bueno de Dani va sobrado y ha contactado de nuevo con el pelotón sin problemas.

 

He arrancado de nuevo y, sorpresa la mía, por estas carreteras los Rodadores van bastante más rápido de lo que parece. Apenas si he podido llegar con el margen suficiente a Ribarroja para ver al primer grupo, encabezado con el fantástico Fernando I de Burjassot y V de Alemania con sus soles por bandera. Hoy era día para ir de paseo. La Irati aún queda un poco lejos, y he aprovechado para charlar un buen rato con grandísimos compañeros como Moiso y Álex, quienes por circunstancias diversas están un poco menos entrenados en este momento y han decidido volver a casa un poco antes. Luego, casi no me he despegado de David. Otro de esos buenos amigos del que uno puede presumir de haber conocido en el ámbito de la bicicleta. Así las cosas, hemos pasado el repecho de Alborache, cuidando de tener el grupo lo más compacto posible. Grandes recuerdos de no hace mucho, en la Brevet 300 de Massamagrell. Más tarde, la subida a La Suicida me ha recordado a la gran etapa de conmemoración del vigésimo aniversario de nuestra querida peña, el año pasado, con destino a El Oro. Esta vez íbamos acompañados del gran Miguel Vila, uno de los jóvenes fichajes de esta temporada. Junto a Axel, José y David, está muy bien disfrutar con ellos y comprobar que la peña se rejuvenece, manteniendo a los más veteranos, cómo no. Eso le da mucha vida.

 

La vuelta no ha tenido gran historia, más allá de las agradables conversaciones con Chevi y David; el almuerzo en el mismo restaurante de la Brevet 300 de Massamagrell, perfectamente gestionado por un fenomenal servicio de coche escoba a cabo de David Mendes y Juan Bautista, y un ataque demoledor de Paco a la llegada a Ribarroja al que esta vez no he podido responder. Espectacular.

 

17 de mayo. Esta semana no he hecho nada de rodillo. Ni he podido ni me han quedado ganas. Me he presentado en Bétera para esperar, esta vez sí, a mis amigos Rodadores. Y recalco lo de amigos, porque en esta ocasión se han sumado a la cita dos con mayúsculas a los que se les echaba muchísimo de menos: Miguel y Pere. Hemos conformado un grupito muy agradable, sin importarnos el tiempo, subiendo juntos el Pico del Águila cual miembros del Club de Fans de Pere Mir que somos. Cada vez que subo un puerto con Pere me acuerdo del día de la Croix de Fer y Alpe d'Huez y me entran escalofríos. De Miguel los recuerdos son más recientes, desde Hautacam hasta la Bola del Mundo. Grandes entre los grandes. Por supuesto, también estaban Chevi y Axel animando el cotarro, además de la siempre agradable reincorporación de Vicente Ferrándiz tras su caída meses atrás.

 

 

A partir de Gátova, hemos dejado atrás a Vicente, Pere y Miguel, quienes nos lo han pedido expresamente para ir a su marcha, y hemos aligerado hasta reunirnos con el resto de compañeros, entre ellos una Carol pletórica tras su gran actuación la semana anterior en Ayora.

 

El tramo entre Segorbe, Navajas, Matet y Algimia de Almonacid me ha encantado. Lo puse en este calendario como alternativa a la etapa típica de la Cueva Santa. A veces me equivoco, he de reconocerlo. Pero esta vez ha sido un acierto tremendo. Este tramo circular, en el que hemos estado perfectamente guiados por Aurelio, ha sido precioso y nos espera a buen seguro en años futuros.

 

No obstante, el final del puerto de Matet, fruto de la alergia, se me ha hecho muy duro. Sé que no es nada del otro mundo, pero si la alergia te origina asma, te acaban subiendo demasiado las pulsaciones y tienes sensación de ahogo. Por suerte, a estas alturas de la película sé regular los esfuerzos.

 

La vuelta ha sido tranquila. He dado un relevo bastante largo para ir cogiendo la forma. En el Oronet, sin embargo, me he relajado bastante, para subir en compañía realmente jocosa de Álex, Carol, Paco y unos cuantos más. La gente normal es muy aburrida. Hay ciclistas que no hablan, entrenan y se limitan a ver sus tiempos. No lo cambio yo por los desvaríos que nos suele ofrecer esta vertiente del Oronet.

 

Ya en Bétera, vuelta a Sagunto, y hasta mañana...

 

18 de mayo. Hoy he cambiado la bicicleta de carretera por la de montaña. Etapa más o menos similar a la del 4 de mayo, subiendo el Povitxol y el Coll de la Calderona. Como novedad, he llegado hasta Puçol para ver este último en la vertiente que me faltaba por conocer. Como bien indicó nuestro compañero Miguel Ángel cuando confeccionó la altimetría, este puerto es muy bonito y más o menos llevadero: 6.4 kilómetros al 3% de pendiente media; si bien cuenta con una rampa del 12% en el tramo final para los más valientes. Desde luego, supone una alternativa muy loable al archiconocido Camí de Llíria para llegar de Puçol a Gilet.


Última actualización 24/07/2014 1:02:50


ACEPTARRECHAZARUtilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página.. Más información
(c) 2021. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2021. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista  | Aviso Legal/Política de privacidad