LOGIN
http://www.rodadores.clubciclista.info

Exhibición Rodadora en la Brevet de Massamagrell

8 - Mayo - 2013 /1 Comentarios/en cicloturismo

Un inoportuno pinchazo de Fernando II propició una de las mejores actuaciones que se recuerdan a nivel de conjunto de Rodadores en ninguna marcha ciclotursta o brevet. Participaron Chevi, Dani, Fernando II, Pau y Vicente.


Sábado 16 de marzo. 06:00. Valencia en Fallas, pero yo no. En una avenida cercana a mi casa me esperan los hermanos Schleck. No se asusten, Juanlu sólo viene de chófer de Chevi. No es necesario llamar a Iker Jiménez. Nos trasladamos a Massamagrell. Con tanta falla, es difícil encontrar el bar donde se ubica la salida, pero lo conseguimos. Al fin estamos ante el segundo gran reto del año.

 

Es mi cuarta participación en este evento, tan bien organizado como siempre por Domingo Santos. En mi séptima brevet, cuento con la compañía de Pau y de Dani, quienes también repiten; de Chevi, tras la experiencia un par de semanas atrás en Puertollano, y de Fernando II, quien se estrena en una ruta de estas características.

 

Tras un breve desayuno, estamos dispuestos a tomar la salida. Son las siete de la mañana, y por sorteo, nos toca tomar la partida en el segundo grupo de cincuenta participantes. Esto no es una carrera, así que no importa especialmente salir por detrás. Iremos convenientemente acompañados.

 

Comenzamos realmente cómodos. Estamos en un grupo grande, inmersos en el seno del pelotón, rodando con tranquilidad a 35 km/h sin requerir para ello de grandes esfuerzos. Formamos parte de un tren con una buena maquinaria, y nos deslizamos por la vía sin apenas rozamiento. Llegamos a Puçol y tomamos el Camí de Llíria, en dirección a Sagunto. Conocido terreno, muy nuestro. Todo va sobre ruedas...

 

... pero no podía ser todo tan bonito. Estamos en el kilómetro trece. Ángel Nieto diría "doce más uno", pero me parece una chorrada. TRECE. No soy supersticioso, pero Fernando II, de aquí en adelante Fernandisco en esta narración, tiene la mala suerte de pinchar justo en ese momento, a la altura del cruce del Camí de Llíria con el desvío a la carretera de Gilet.

 

Lógicamente, detenemos nuestra marcha para ayudar a Fernandisco. Ahí estamos Pau, Dani, Chevi y un servidor. Le quitamos hierro al asunto. Nos hemos quedado solos, los últimos, pero no importa demasiado. Nos quedan ciento ochenta y siete kilómetros por delante, y no debemos arrugarnos. Por suerte, vamos cinco compañeros juntos. Para colmo, la habilidad de Fernandisco para cambiar una cámara dista mucho de la que tiene el susodicho para subir un puerto, y perdemos de este modo unos diez minutos con este pequeño incidente. Toca sufrir.

 

Cruzamos Sagunto, tratando de asimilar lo que nos viene por encima. Dani y yo, quizás con los galones que nos da ser los más experimentados en estas aventuras, insistimos en que es muy importante mantener la calma. En cuanto llegamos a la carretera nacional, estos consejos parecen diluirse, y más bien parecemos el equipo Sky, a pequeña escala. Los cinco integrantes del grupo rodamos dando relevos bastante intensos, sobre todo Fernandisco, quien anda bastante nervioso por alcanzar al grupo delantero. Dani y un servidor no hacemos más que tratar de calmar los ánimos. Queda un mundo para llegar a meta. Aún así, completamos unos kilómetros de ensueño, atravesando distintas poblaciones hasta llegar a Betxí por La Vilavella, y recortando gran parte del tiempo perdido con el pelotón de casi cuarenta y cinco integrantes que tenemos por delante.

 

No obstante, cedemos un par de minutos con el grupo. ¡Casi lo conseguimos! Habíamos volado en este tramo, pero la desventaja previa era enorme. Afortunadamente, reinó la sensatez, y tomamos un pequeño refrigerio en el bar donde teníamos que sellar nuestra documentación para acreditar el paso por esta localidad.

 

Retomamos el camino. Esta vez en direcció a Altura. El objetivo está claro. Tenemos cuarenta kilómetros por delante y no debemos perder la cabeza. En Altura hay almuerzo, y contamos con un pequeño colchón de tiempo para alcanzar a nuestros compañeros de pelotón antes de que tomen la salida hacia el Pico del Águila.

 

Volvemos a La Vilavella con cierta calma. ¡Ya era hora! A partir de ahí, nos dirigimos a La Vall d'Uixó y la cosa se va calentando poco a poco. En cuanto tenemos clara la carretera hacia Algar de Palancia, los relevos son cada vez más y más exigentes. Fernandisco sigue en su línea. Yo, para colmo, voy a su rueda, con lo que entro al relevo después de padecer su exhibición periódica. Por más que se lo diga, no se da cuenta de que puede acabar reventándonos. NI corto ni perezoso, en una de ésas, acaba acelerando para dar un relevo a 53 km/h. Lo más normal del mundo cuando te queda todo lo que te queda por llegar. Yo doy el callo, como todos mis compañeros, y alucino con lo que vamos haciendo. Subiendo a la gasolinera de Sot de Ferrer, Dani da otra pequeña exhibición. ¿Estamos locos o qué?

 

Al llegar a la gasolinera, ya en la vieja carretera de Teruel, comprendemos lo que acaba de hacer Dani. Ante tanto derroche de fuerzas de Fernandisco, se le han cruzado los cables, y su mente decide que no las piernas no están preparadas para continuar. Se plantea, incluso, dirigirse a Massamagrell directamente desde Olocau. Pasamos unos kilómetros donde rodamos bastante más lentos. Al fin Fernandisco parece haber comprendido que no merece la pena tensar tanto la cuerda en el grupo. Todos hacemos un poco de psicólogos con Dani, y paulatinamente se va animando. Realmente, estoy convencido de que hay fuerza en sus piernas. Simplemente necesita volver a centrarse. Calidad no le falta para ello. Lo ha demostrado en numerosas ocasiones.

 

Al fin estamos en Altura. Coincidimos con algunos compañeros de pelotón. No se han enterado cuando hemos pinchado, de lo contrario, habrían parado. Almorzamos muy rápido, y salimos con más participantes de la Brevet.

 

Como bien dice Chevi, Pau es como los impuestos. Es decir, sube de maravilla, pero baja fatal. Así pues, dejamos que se fuera por delante (cosa que no le cuesta en absoluto) para que coja ventaja suficiente para el descenso. El resto, subimos al ritmo que marca Dani, más que respetable, y le vamos animando, puesto que vemos que se va recuperando poco a poco.

 

 

 

 

Lo de la bajada del Pico del Águila a Olocau no tiene nombre. Después de toda la paliza que llevamos en el cuerpo, uno se imagina que es momento de recuperar, comer y aprovechar el ritmo del resto de integrantes del pelotón. ¡Para nada! Entre las fabulosas cualidades de Dani en el descenso y la locura infinita de Fernandisco, tengo que apretar los dientes para continuar en su grupo. Tanto es así, que habiendo partido de la cima en un grupo de treinta corredores, apenas si llegamos juntos unos diez en cabeza, entre ellos los dos susodichos y un servidor. Relativamente cerca, a medio minuto, vienen Chevi y Pau, a quien acabamos de adelantar poco antes de Olocau.

 

Por suerte, reina de nuevo la lucidez, y nos esperamos. De nuevo los cinco Rodadores juntos. Esta vez con más gente, quienes, al vernos tan iguales, parecen pensar que somos nosotros quienes debemos tirar del grupo. Reservamos a Dani e invitamos a pasar a algunos compañeros de grupo. En esas circunstancias, acabamos rodando muy bien y con mucha cabeza hasta Pedralba. Los repechos previos al pueblo comienzan a costar. Estamos en marzo, y la etapa no deja de ser una kilometrada. En cualquier caso, a eso hemos venido. Al fin llegamos al tercer punto de control. Momento de tomar otro pequeño refrigerio. Ya hemos hecho lo más complicado.

 

 

Como ya hicimos el año anterior, y tan sólo dos semanas antes en Puertollano, salimos del último punto de control con celeridad, ya que de ese modo podemos tomarnos con calma el repecho de Pedralba, esta vez en dirección a Llíria. De nuevo los cinco mosqueteros juntos. Esta vez, con las ideas muy claras. Hay que rodar con rapidez, pero con cierta tranquilidad, esperando a ser neutralizados por un grupo en el que circulemos más cómodos. Con el paso de los kilómetros, acabamos engullendo a otro pequeño grupo que hay por delante nuestro y, sobre todo, tenemos la suerte de ser alcanzados por un pelotón bastante numeroso, ya en Marines Nou.

 

En estos momentos, nuestra compenetración es casi perfecta. Fernandisco se comporta como un campeón. Pau, no hace falta ni decirlo. Siempre un señor. Dani parece recuperado, y aguanta lo que le echen. Chevi, después de la experiencia de Puertollano, supera el reto con matrícula de honor. Yo me encuentro mejor que nunca en esta prueba. Momento para circular en el grupo, y limitarse a disfrutar.

 

En esos instantes, me siento tremendamente orgulloso de ser Rodador. Somos la comidilla de los chinchorreos del grupo. No sólo por la fuerza que hemos mostrado en la etapa (ahora que ya saben en qué circunstancias la estamos completando), sino por las constantes muestras de compañerismo entre nosotros. Estamos haciendo una etapa de ensueño.

 

Años atrás, jamás habría imaginado acabar una ciclomaratón charlando con Chevi entre chistes y jocosas anécdotas, pero así lo hacemos. Paulatinamente, vamos devorando los kilómetros. Desde Náquera, todo es mucho más sencillo. Muy pronto, llegamos a la meta. Muchísimo mejor de lo que habríamos podido imaginar horas atrás.

 

Puedo decirlo. Incluso, creo, debo decirlo. Somos muy grandes. Salvo la exhibición bajo la lluvia con Moiso y con Diego en la Quebrantahuesos 2010, no recuerdo otra marcha en la que hayamos participado de esta manera tan asombrosa. No sólo por haberla superado juntos, sino por las circunstancias adversas que se nos presentaron, por no haber fallado ninguno, y por haber hecho una velocidad media casi de infarto. Me quito el sombrero, compañeros. Un diez a Chevi, Dani, Fernando y Pau. Somos un gran equipo.

 

 

 

 

 

 


Última actualización 09/05/2013 1:04:17

Chevi - Jose Vicente García Moreno 22/05/2013 13:29:21

La acabo de revivir. Ahora mismo me veo incapaz de llegar ni a Betxí a una media de 23,5... Qué cojones tenemos compañeros. Somos muy grandes!


ACEPTARRECHAZARUtilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página.. Más información
(c) 2024. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2024. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista  | Aviso Legal/Política de privacidad