LOGIN
http://www.rodadores.clubciclista.info

Sólo soy feliz cuando llueve

19 de Julio de 2012 en cicloturismo

No, no soy masoca. Es el título de una canción sarcástica que me encanta. Estos días ha tocado descanso activo tras el Veleta, y conciertazos en Bilbao. Hay vida más allá del ciclismo.


Poco os puedo contar esta semana de las etapas. Estoy en plan relax. Ahora quedan dos semanas para ir a los Alpes, lo cual es lo que más me ha motivado durante todo el año. Nos esperan Alpe d'Huez, Mont Ventoux, Glandon, Croix de Fer, Galibier y Télégraphe. ¡Ahí es nada! Ya tenemos cómo ir, y alojamiento. Ahora es sólo cuestión de ir bien preparado a la gran cita. Después de los esfuerzos en las marchas, y en los entrenamientos previos, ahora uno ya se siente en forma, y sólo tiene que mantener. No es cosa de presuntuosos, sino de realistas. Si te pasas de esfuerzos, te lo pierdes. Ya me pasó hace dos años. De ahí que ahora los mida cada vez más. No quiero que se agote la gasolina en el peor momento, y todos tenemos un límite de capacidad en nuestro depósito.

 

No he tocado la bicicleta de carretera desde la Subida al Veleta hasta hoy. La semana pasada me apetecía mucho más salir con bicicleta de montaña. Tres rutas cortas entre semana fueron suficientes. He vuelto al pasado, a los tiempos en los que salía casi cada día un ratito en las vacaciones estivales en mi pueblo. Me apetece salir en este plan. Aquí en Puertollano el clima es soporífero en verano. El calor atonta, y hay que vivir la noche. Tanto es así, que estoy saliendo tardísimo, apurando la hora de llegada a las diez de la noche. ¡Un poco de fresco, por favor!

 

A estas alturas, prefiero pelearme con la tierra y con los pedruscos. Me estoy dando el gustazo de descubrir nuevos caminos, sendas por las que no había pasado nunca, y todo ello al ritmo que me apetece, sin preocuparme de watios, pulsaciones, cadencias, ni velocidades.

 

El fin de semana no salí en bicicleta, por primera vez en muchos meses. ¡Ni me la llevé de viaje! Raro en mí. Tampoco iba a dar tiempo para mucho, y había que hacer un poco de "bono-bici", como bien dice Vicente Silvestre. Estuve entre Madrid, La Rioja y Bilbao. En cuestión de 48 horas combiné el mundanal ruido de la muchedumbre castiza, el medievo y la artesanía culinaria de Lerma, la belleza intrínseca de la tierra de vinos por antonomasia, y las colinas sobre las rías que envuelven una ciudad tan industrial como excitante.

 

¿Y por qué me crucé la Península? La respuesta es sencilla: el BBK Live. Al ahorrar vacaciones, no pude ver a The Cure (jueves) y Radiohead (viernes). De todos modos, a Robert Smith y los suyos ya les vi en Valencia allá por el año 2000. Ver a Garbage era un sueño para mí. Han vuelto, siete años después, con un discazo tremendo. Mucha gente les conoció con su segundo álbum, más comercial. Yo ya era fan acérrimo con el primero, su disco homónimo, el cual es uno de los tesoros más preciados de mi extensa fonoteca. Canciones como "Vow" o "Queer" son pequeñas obras maestras. A medio camino entre la música oscura, difícil de entender para el gran público, repleta de sentimiento y sensualidad, y otros géneros como el grunge, el punk y la música electrónica; tres productores estadounidenses reputados acogieron a la que para mí es la mejor vocalista de los últimos 30 años: la escocesa Shirley Manson. Para colmo, uno de esos productores era Butch Vig, quien trabajó en dos de mis discos favoritos de siempre: "Siamese Dreams" de Smashing Pumpkins y "Nevermind" de Nirvana. ¡Este tío les enseñó a Kurt Cobain y a Billy Corgan!

 

Pues bien, en mi adolescencia dormía con un poster de Shirley junto a mi cama, y del resto de Garbage, dicho sea de paso... Si en algún momento lo pasaba mal, me ponía la fabulosa trilogía de "Supervixen", "Queer" y "Only Happy When It Rains", me llenaba de rabia, y mandaba al mundo a paseo, desde una posición de fortaleza que estaba por encima de casi cualquier circunstancia. En resumen, ese disco marcó mi adolescencia.

 

Por esa razón hice semejante kilometrada. Podréis imaginar mi satisfacción después de haber conseguido estar en primera fila, a poquísimos metros de quienes marcaron mi más tierna juventud. Fue fabuloso. 

 

Esta semana sólo ha habido un día de bicicleta de montaña. El lunes paseé un ratito, con unas sensaciones realmente buenas. El martes acabé sufriendo las consecuencias de la fiebre, cosa que también ocurrió ayer.

 

Hoy jueves, después de recuperarme y haber cambiado las bielas de la Specialized, para mayor seguridad de cara a la cita de los Alpes (en el Veleta noté alguna cosa rara), me he testeado en el Puerto de Mestanza. No estoy al 100%, sé que puedo ir más rápido, pero tampoco lo pretendo en esta época. En cualquier caso, las sensaciones han sido bastante buenas. He hecho un tiempo (ida y vuelta al puerto desde Puertollano) muy razonable. Digamos que estoy al 85% de mis humildes facultades. Lo justo como para divertirse este fin de semana. Espero ver a Chevi de nuevo, y a David, quien al fin se está tomando la bici como debe. Es un placer leer sus mensajes explicando sus entrenamientos. Si sigue así, tenemos otro campeón en nuestras filas en un futuro muy próximo. ¡Me alegro!

 


Última actualización 20/07/2012 1:00:05


ACEPTARRECHAZARUtilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página.. Más información
(c) 2021. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2021. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista  | Aviso Legal/Política de privacidad