LOGIN
http://www.rodadores.clubciclista.info

Jornada para el recuerdo de cicloturismo por las cumbres de Alcoy (1ª parte)

26 de Abril de 2012 en cicloturismo

Ni Moros ni Cristianos. Fueron los Rodadores de Benicalap quienes conquistaron Alcoy el pasado 21 de abril. Crónica de una etapa reina que resultó memorable. (Hasta Teix)


Eran las 05:30 de la mañana. Sonaba el despertador. Otro madrugón más. ¿Masoquismo? En parte, sí. Valdría la pena. A las 06:30 estábamos todos presentes en la Plaza de San Roque, dispuestos a salir en nuestros vehículos hacia el punto de partida de la etapa. Allí nos enteramos de la noticia... algún hijo de puta (sí, llamemos las cosas por su nombre), había robado la bicicleta de Carol la noche anterior. Por suerte, siempre hay alguien dispuesto a echar una mano, y Juan (nuevo Rodador, y también Cicloamigo), le prestó una máquina de dimensiones más o menos similares. Carol decidió tomar la salida en la etapa, algo digno de elogio y por otra parte acertado. Supongo que su Zeus estará en manos de cualquier mangante, pero al menos ella pudo disfrutar de la jornada y ocupar su mente en algo bastante más interesante que machacarse por lo que le había ocurrido. En cualquier caso, aunque duela, nada que no tenga solución, afortunadamente. 

 

 

Una vez reunidos todos, nos dispusimos a arrancar nuestros coches para ir agrupados por las carreteras hacia Alcoy. Me faltó echar el freno de mano en algún momento para mantener el ritmo de tortuga de alguno. La cuestión es que llegamos sin problemas a Alcoy, siguiendo las indicaciones que me había dado días atrás mi buena amiga Ruth. Mucho mejor así, porque la última vez que fui por allí todavía no estaba construída la autovía. Como decía la vieja canción de una tal Olvido Gara junto a Nacho Canut y el difunto Carlos García Berlanga... "la ciencia avanza, pero yo no".

 

Me sorprendió gratamente la presencia de Toni. Pensaba que no iba a venir. Por la tarde era el padrino en una comunión. Debe ser que la etapa le acabó motivando sobremanera, y aunque no pudiera completarla entera por cuestiones obvias, fue un detalle compartir buena parte del recorrido con nosotros. Dice mucho de lo fantástica que era la etapa, y del buen grupo que estamos formando. ¡Eso es ilusión!

 

Repasemos la lista de asistentes.

 

Héctor hizo una labor encomiable como coche de apoyo. Digno de agradecer.

 

Aurelio, como siempre, colaboró en las tareas de organización de la etapa, y aportó esas particulares dosis de motor diesel dispuesto a aguantar cualquier reto que se proponga.

 

Diego y Dani son fijos en estas convocatorias. Junto a Chevi, el año pasado fueron protagonistas indiscutibles de este blog. Se apuntan a un bombardeo, cosa que se agradece. Llámese etapa reina, Brevet, marcha cicloturista, stage, jornada de puertas abiertas, o cena con los amigos.

 

Manolo, Javi, Juanito y Jesús. ¿Qué decir de ellos? Hay socios sin los que es difícil entender nuestra historia y, desde luego, es su caso. Manolo se pasó todo el día haciendo fotos, vídeos, y ayudando a los compañeros. Por suerte, en esta ocasión, Juanito no se perdió.

 

Paquete y Fernando II aportaron su frescura, y su sabor a escalador del bueno...

 

Paco Martínez y Emilio demostraron cómo no hay reto grande para quien tiene un corazón enorme. Le echaron aquello que algunos llaman testiculina, y sabiendo rodar, completaron una etapa de ensueño.

 

Obviamente, la convocatoria se completó con un total de seis socios nuevos de esta temporada, algo que es objeto de orgullo. Significa que la peña progresa, que avanza (como la ciencia según Alaska), y que hay gente dispuesta a que esto continúe por muy buen camino. Sin ellos, la etapa habría estado bien. Con ellos, la etapa estuvo genial. Son el "plus" que necesitaba la peña. Fueron Vicente Ferrándiz, Toni,  José, Carol, Pau y Manu.

 

Me hizo especial ilusión que viniera Manu. Ya sabéis, amigo desde que íbamos al instituto.

 

Mención especial merece Carol, no ya por el hecho de ser la primera en superar una jornada de este tipo en la historia de nuestra peña, sino por el ejemplo que dio de valor, saber estar y perseverancia a lo largo de toda la jornada.

 

Pues bien, la etapa comenzó con algo de retraso, debido a una parada algo prolongada de cierto personaje en una gasolinera. ¿Qué estaría repostando?

 

Salimos juntos, como amigos. Tratamos de mantener la unión al máximo, cosa que se agradeció. Por una parte, disfrutamos todos más de la etapa. Por otra, no hubo piques innecesarios, ni despistes que afectaran al recorrido, como alguno de nuestro genial Juanito, que lógicamente salió a la palestra.

 

Pasamos por las localidades de Penella y Benasau, hasta tomar el desvío a Alcoleja. Allí, lógicamente, se partió el grupo. Comenzaba Tudons. Yo me quedé a ayudar a los que parecían algo más débiles, y se comportaron como auténticos jabatos. Hubo cierta expectación por el ritmo marcado por Paco Martínez. Demoledor. Llegó a darse la vuelta para esperarnos, algo que me recordó a la etapa de Ademuz, cuando Moiso y yo paramos a recogerle el bidón a nuestro socio más entrañable, y aún tuvimos tiempo de devolvérselo sin problemas, en la subida de Mas del Olmo.

 

Arriba nos reagrupamos. Estábamos en la cima de Tudons. Algún año pediremos permiso para subir hasta Aitana. Seguramente por la otra vertiente, desde Sella. Ya puestos... Hubo quien se quedó con las ganas.

 

El paisaje era espectacular. La ruta destilaba el sabor a épica, a jornada inolvidable. Lógicamente, paramos un buen rato a inmortalizar el momento.

 

Nos dispusimos a descender hacia el merecido almuerzo en Orxeta. La bajada era muy prolongada. Daba miedo pensar qué habría ocurrido si hubiéramos hecho la etapa en el sentido contrario.

 

Lo mejor de este tramo fue ver a un hombre en el arcén, junto a uno furgoneta, despojándose de su camisa, y asemejándose a un oso, por la pelambrera de la espalda. Nos dejó un tanto alucinados, y algún graciosete no dudó en silbarle como si estuviéramos viendo a un icono de las pasarelas.

 

En Orxeta, todos juntitos, a degustar un almuerzo amenizado por un camarero tan inglés, que nos ofrecía bocadillos de lomo con queso y cheese. Creo que deberíamos exportar a Espinete, para que les diera clases a los guiris, como Muzzy nos las dio a nosotros.

 

 

Después del almuerzo, aún quedaba lo peor... o lo mejor, según se mire.  Pronto iban a llegar las duras rampas del puerto de Teix. Fernando II continuó haciendo de las suyas. Otros, optamos por ascender a un ritmo más relajado. Teix es un auténtico coloso, una de esas montañas que constituyen un reto por sí mismas. Es cierto que hay algún que otro descanso, pero también hay tramos con una dureza bastante constante, y en ocasiones se llegaron a alcanzar rampas de hasta el 18%.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Última actualización 27/04/2012 16:26:37


ACEPTARRECHAZARUtilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página.. Más información
(c) 2022. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2022. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista  | Aviso Legal/Política de privacidad